Cómo ahorrar en la factura de la luz con un sistema domótico

Un hogar inteligente nos permite tener al alcance de nuestra mano la posibilidad de encender, apagar y/o programar todos aquellos electrodomésticos que queremos hacer que funcionen, como poner en marcha la lavadora, encender la cafetera, desactivar y/o activar el sistema de seguridad, bajar o subir las persianas, activar el sistema de riego automático, entre otras muchas posibilidades.

De todos es conocido que los sistemas domóticos no son precisamente económicos, pero a lo largo del tiempo pueden llegar a suponer un ahorro en las facturas de la electricidad, y por lo tanto, pueden llegar a ser una buena inversión a medio y largo plazo tal y como podéis comprobar en el catálogo de distribuidores de Schneider Electric.

integracion_domotica_hogar

Integración domótica en el hogar

El objetivo de la domótica no es únicamente facilitarnos la vida diaria, sino que nos permite llevar a cabo un eficiente consumo de electricidad en nuestro hogar. Por ejemplo, en invierno podemos programar que la calefacción se encienda media hora antes de llegar a casa, encender el lavavajillas, o encender la lavadora. Mientras que en verano, podemos programar que a cierta hora se suban las persianas, que media hora antes de llegar se encienda el aire acondicionado a una temperatura más agradable, o activar la luz exterior del hogar varias horas más tarde que en invierno.

Reducir el consumo de electricidad debería ser nuestro objetivo a la hora de instalar un sistema de domótica, es por eso, que este tipo de sistema debería eliminar el llamado gasto “fantasma”, que son todos aquellos productos electrónicos que se quedan en stand by puede suponer cerca del 8-10% del total de nuestra factura, y además de hacer un consumo eficiente de los recursos naturales, también reducimos el impacto ambiental.